El cliente no sabe lo que quiere

En realidad la frase correcta sería, “El cliente, no sabe lo que quiere, hasta que lo ve”. 

Esta frase a pesar de llevar muchos años en sector de la innovación y la tecnología con miles de horas a mi espalda, desarrollando productos y soluciones a todos nuestros clientes no la he llegado a interiorizar y poner sobre la mesa de mi equipo hasta hace unas pocas semanas. 

De manera habitual creamos documentos técnicos y no tan técnicos que intentan transmitir al cliente el alcance del proyecto en cada una de sus funcionalidades, incluimos diagramas, pantallas ilustrativas y un largo etc de recursos que intentan hacer llegar al cliente la mejor aproximación de a lo que su proyecto puede o va a ostentar.

Desgraciadamente, por mucho empeño que le pongas, todos somos humanos, requerimos una experiencia “real” con las herramientas de nuestro día a día, lo que significa, que hasta que no le ofreces de primera mano al cliente la solución, aunque sea una mínima parte de una funcionalidad, su cerebro no conectará los hilos entre lo que inicialmente te había pedido y tu “interpretación” de la solución.

Como emprendedor, tan sólo te puedo sugerir que valides tu idea, muestra tu proyecto, coméntalo con el resto mundo y por supuesto incluyas a personas a donde tu solución se dirige para siempre obtener otro punto de vista.